Etimológicamente significa mirar hacia atrás contemplando el pasado y exhumarlo, traerlo al presente, comprendiendo.

 

Así los acontecimientos traumáticos que han sucedido cuando la frecuencia cerebral no es madura (beta) por no existir discernimiento aún, están ahí condicionando nuestra vida futura.

De ahí que Anatheóresis permite revivir las causas emocionales profundas que alimentan la enfermedad, si ya ha somatizado o simplemente nuestro comportamiento.

Se trata de una terapia psicológica, se sirve tan sólo de un estado de conciencia especial llamado IERA –Inducción al Estado Regresivo Anatheorético- que equivale a una simple relajación en la que no hay pérdida de conciencia, ni amnesia como sucede con la hipnosis profunda. Es una inmersión a un nivel de conciencia – concretamente a 4 herzios- en donde se permite tener acceso a esos hechos y borrar –mediante el diálogo adecuado-, las causas remotas que es el origen de su enfermedad.


 

Se trata de los hechos traumáticos acontecidos hasta los 7-12 años de edad, que es cuando comienzan a madurarse los ritmos cerebrales a frecuencias más altas que corresponde a la banda Beta, (estado de vigilia).

A pesar de vivenciar esos sucesos traumáticos, al traerlos al presente, y llegar la comprensión debido a una sincronización de los dos hemisferios el derecho (creativo, emocional) y el hemisferio izquierdo (analítico, razonamiento), se puede afirmar que es una terapia altamente gratificante.

Anatheóresis apoya sus postulados en las distintas formas de percibir:

HCI: percepción causal

HCD: percepción analógic














El ser humano carece de la percepción causal, hasta los 7-12 años.
De ahí que la terapia se base en diálogos en forma analógica.